1 / 3
2 / 3
3 / 3
Connect with us

Medicina

Director de la OMS: Vacunación de niños en países ricos es una “catástrofe moral”

Tedros Adhanom Ghebreyesus ha instado a las naciones ricas a donar vacunas a otros países en los que ni siquiera el personal sanitario de primera línea puede acceder a ellas.

Publicado

en

Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Fotografía vía Twitter/OMS

El jefe de la Organización Mundial de la Salud lanzó el viernes un llamado enérgico a las naciones ricas: La administración de las vacunas COVID-19 a los niños es una “catástrofe moral”, ya que el personal sanitario de primera línea y las poblaciones vulnerables de muchos países carecen de acceso a las vacunas que salvan vidas.

Tedros Adhanom Ghebreyesus instó a las naciones más ricas a donar sus vacunas a los países que se enfrentan a una grave escasez de vacunas. Y a hacerlo antes de distribuirlas a los niños, ya que se consideran un grupo de bajo riesgo.

“Entiendo por qué algunos países quieren vacunar a sus niños y adolescentes, pero ahora mismo les insto a que lo reconsideren y a que, en su lugar, donen vacunas a COVAX”, dijo el director general durante una conferencia de prensa, en referencia a una iniciativa respaldada por la OMS que promueve el acceso equitativo a las vacunas COVID-19.

Ghebreyesus dijo que sólo el 0,3% de las vacunas se han destinado a los países de bajos ingresos. Y denunció que un “puñado de países ricos que han comprado la mayor parte del suministro de vacunas” han comenzado a vacunar a los grupos de menor riesgo.

Vía libre a vacunar niños mayores de 12 años

Sus declaraciones se producen pocos días después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomendaran que la vacuna COVID-19 de Pfizer se administrara a niños de hasta 12 años.

Los niños pueden infectarse con el coronavirus, pero es mucho menos probable que desarrollen síntomas graves en comparación con los adultos. Menos del 2% de todos los casos de COVID-19 que afectan a niños en EE.UU. han dado lugar a hospitalizaciones, según los datos recopilados por la Academia Americana de Pediatría.

El jefe de la OMS ha señalado repetidamente la asombrosa brecha en la distribución mundial de vacunas. El mes pasado, señaló que mientras 1 de cada 4 personas en los países de altos ingresos ya había recibido la vacuna, sólo 1 de cada 500 personas se había vacunado en los países de bajos ingresos.

Sin una distribución más equitativa de la vacuna, Ghebreyesus advirtió que la pandemia -que sigue haciendo estragos en países como India y Brasil- podría seguir empeorando y matando a más personas.

“Vamos camino de que el segundo año de esta pandemia sea mucho más mortífero que el primero”, dijo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Medicina

Escuelas con mascarilla: tasas de COVID similares respecto a escuelas con políticas opcionales

Los CDC no incluyeron en el resumen de su informe su conclusión de que “el uso obligatorio de mascarillas entre los estudiantes no era estadísticamente significativo en comparación con las escuelas en las que el uso de mascarillas era opcional”.

Publicado

en

Jon Miltimore | Foundation for Economic Education (FEE)

La ACLU anunció el martes que va a presentar una demanda contra Carolina del Sur por su política de mascarillas.

El Estado del Palmetto es uno de los siete estados que cuentan con políticas que prohíben a las escuelas obligar el uso de mascarillas. Los otros son Texas, Iowa, Oklahoma, Arizona, Utah y Florida. Trece estados, por su parte, tienen leyes que obligan a llevarlas en las escuelas. La mayoría de los estados (30) permiten que los distritos escolares determinen sus propias políticas sobre ellas.

“Estamos demandando para poner fin a la prohibición de Carolina del Sur sobre los requisitos de mascarilla en las escuelas, con Disability Rights South Carolina, Able South Carolina y los padres”, dijo la ACLU. “Los estudiantes con discapacidades están siendo efectivamente excluidos de las escuelas públicas debido a esta prohibición. Los tribunales deben intervenir”.

La acción de la ACLU es la última salva en una batalla sobre una cuestión que divide a Estados Unidos. La cuestión es: ¿deben las escuelas poder obligar a los niños a llevar la cara cubierta en la escuela?

Nueva ciencia sobre las mascarillas

Ahora que se acerca el otoño, muchos estadounidenses se preguntan si deben enviar a sus hijos al colegio con mascarilla, o si tienen siquiera la posibilidad de elegir.

Un artículo reciente de la revista New York afirma que la ciencia sobre las mascarillas “sigue siendo incierta”, pero señala que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron en mayo un estudio a gran escala sobre la transmisión del COVID en las escuelas de EE.UU.

El estudio, que analizó a unos 90.000 alumnos de primaria en 169 escuelas de Georgia entre el 16 de noviembre y el 11 de diciembre, descubrió que no había diferencias estadísticamente significativas en las escuelas que exigían a los alumnos el uso de mascarillas en comparación con las escuelas en las que las mascarillas eran opcionales.

“El 21% menos de incidencia en las escuelas que exigían el uso de mascarillas a los estudiantes no fue estadísticamente significativo en comparación con las escuelas en las que el uso de mascarillas era opcional”, dijeron los CDC. “Este hallazgo podría atribuirse a una mayor eficacia de las mascarillas entre los adultos, que corren un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2, pero también podría ser el resultado de las diferencias en el comportamiento de uso de mascarillas entre los estudiantes en las escuelas con requisitos opcionales”.

Como señaló David Zweig, de la revista New York, estos hallazgos, así como otras medidas preventivas estadísticamente insignificantes, “ponen en duda el impacto de muchas de las medidas de mitigación más comunes en las escuelas estadounidenses.”

Las conclusiones de los CDC sobre las mascarillas y otras medidas preventivas no serían especialmente notables ni controvertidas fuera de Estados Unidos. Como señaló la revista New York, muchos países europeos han eximido a los alumnos de la obligación de utilizar mascarillas -entre ellos el Reino Unido, todos los países escandinavos, los Países Bajos, Suiza e incluso Francia e Italia-, aunque con distintos límites de edad. Los resultados no han sido nefastos.

“Llamativamente, no hay evidencia de más brotes en las escuelas de esos países en relación con las escuelas de Estados Unidos, donde la sólida mayoría de los niños usaron mascarillas durante todo un año académico y continuarán haciéndolo en el futuro previsible”, escribió Zweig. “Estos países, junto con la Organización Mundial de la Salud, cuyas orientaciones sobre el enmascaramiento de los niños difieren sustancialmente de las recomendaciones de los CDC, han reconocido explícitamente que la decisión de enmascarar a los estudiantes conlleva posibles daños académicos y sociales para los niños y puede carecer de un beneficio claro.”

Sin embargo, estos hallazgos en Estados Unidos son otra cosa.

Las mascarillas han sido uno de los temas más polarizantes en el país durante la pandemia; quizás porque la política de EE.UU. ha ido de un lado a otro. Los estadounidenses siguen estando muy divididos en esta cuestión. Ha habido carreras arruinadas, retractaciones desordenadas y pérdidas de apoyos.

En particular, las conclusiones de los CDC no son útiles para los políticos y burócratas que siguen sosteniendo que los estudiantes deben llevar mascarilla durante la escuela.

“Tanto si están vacunados como si no, tienen que llevar mascarilla”, dijo el Dr. Anthony Fauci durante una reciente mesa redonda transmitida por Internet.

Por esta u otra razón, los CDC decidieron no incluir su hallazgo de que “el uso obligatorio de mascarilla entre los estudiantes no era estadísticamente significativo en comparación con las escuelas donde el uso de la mascarilla era opcional” en el resumen de su informe, que ha recibido muy poca atención de los medios de comunicación hasta la fecha.

Mientras tanto, la guerra de las mascarillas se recrudece.

La Administración Biden ordenó recientemente al Secretario de Educación, Miguel Cardona, que empleara “todas sus autoridades de supervisión y acciones legales” contra los gobernadores que impidieran a las escuelas aprobar mandatos de mascarilla. Cardona actuó rápidamente.

“Estos estados están poniendo innecesariamente en riesgo a los estudiantes, las familias y los educadores”, escribió el Secretario de Educación en una carta pública. “Sin embargo, en cada uno de estos estados, también hay educadores y otras personas que están tomando medidas para proteger la salud y la seguridad de sus comunidades escolares”.

¿El bien común?

Los hallazgos de los CDC no son la única investigación sobre la cuestión de las mascarillas y la transmisión del COVID; y el estudio no será la última palabra, en gran parte porque las mascarillas son demasiado divisivas políticamente como para permitir que cualquiera de los dos bandos “gane”. La pregunta es por qué.

El economista Ludwig von Mises señaló hace muchos años que gran parte de los conflictos sociales modernos se derivan de una lucha sobre quién diseña el mundo, las autoridades públicas o los individuos. Las mascarillas no son diferentes. Al sustraer esta decisión al individuo, los responsables de la sanidad pública convirtieron las mascarillas en un conflicto político.

Las mascarillas ya no son simplemente una cuestión de salud individual o pública. Hay que tener en cuenta que los niños corren un bajo riesgo de enfermar o ser hospitalizados por COVID, con o sin mascarilla. Los niños pequeños tienen muchas más probabilidades de morir de gripe, de un accidente de coche, en una piscina, de cáncer o de alguna otra dolencia que de COVID-19. Así lo afirman los datos de los CDC. La batalla de los mandatos de las mascarillas escolares se ha convertido ahora en un conflicto político; es parte de una lucha más amplia entre el individuo y el colectivismo.

“El colectivismo significa la subyugación del individuo a un grupo, ya sea a una raza, clase o estado, no importa”, observó una vez Ayn Rand. “El colectivismo sostiene que el hombre debe estar encadenado a la acción colectiva y al pensamiento colectivo en aras de lo que se llama ‘el bien común'”.

En la América moderna, el bien común significa ahora utilizar cualquier medio necesario para coaccionar a los individuos para que se vacunen y usen mascarillas -incluyendo la coerción del gobierno y la vergüenza pública en varias formas-. La salud de la colectividad -literal y figurada- lo exige.

Esto no es saludable, dicen algunos. Y es potencialmente peligroso.

Martin Kulldorff, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard que estudia las enfermedades infecciosas, observó recientemente que la forma en que estamos tratando la propagación del COVID-19 es única en comparación con otras pandemias a lo largo de la historia de la humanidad.

“Durante miles de años, los patógenos de las enfermedades se han propagado de persona a persona. Nunca antes se había culpado a los portadores de infectar al siguiente enfermo”, señaló Kulldorff en Twitter. “Esa es una ideología muy peligrosa”.

Efectivamente, lo es.

No está claro si las mascarillas promueven la salud. Muchos europeos que no tienen obligación de usarlas tienen tasas de mortalidad por COVID muy bajas. Mucho más bajas que las de Estados Unidos. Lo que es mucho más seguro es que una sociedad sana es aquella que da a los individuos la posibilidad de elegir y la libertad. Y eso a la luz de las lecciones de la historia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Continuar leyendo

Medicina

Vacunas podrían afectar la evolución del coronavirus. ¿Una razón para no vacunarse?

A medida que las nuevas variantes del coronavirus se extiendan en los próximos meses y años, será vital averiguar si su ventaja evolutiva se debe a la reducción de la gravedad de la enfermedad entre los vacunados.

Publicado

en

Las vacunas contra el COVID-19 son la forma más segura -y rápida- de prevenir la propagación de las variantes. Luis Álvarez/ DigitalVision vía Getty Images

Andrew Read
Profesor de Biología, Entomología y Biotecnología, Penn State
The Conversation

En 2015, mis colaboradores y yo publicamos un artículo científico sobre un virus de los pollos del que probablemente nunca hayas oído hablar. En aquel momento, recibió cierta atención de los medios de comunicación y ha sido citado por otros científicos en los años posteriores.

Pero ahora, a finales de agosto de 2021, el artículo ha sido visto más de 350.000 veces; y el 70% de esas visitas se han producido en las últimas tres semanas. Incluso ha aparecido en un vídeo de YouTube que ha sido visto por 2,8 millones de personas, y sigue creciendo.

El artículo se ha hecho viral porque algunas personas lo están utilizando para avivar la paranoia de que las vacunas contra el COVID-19 harán que el virus evolucione hacia variantes aún más graves. Los médicos me han dicho que los pacientes están utilizando el documento para justificar su decisión de no vacunarse. Algunos expertos incluso lo están utilizando para instar a que se ponga fin a las campañas de vacunación; esto con el supuesto fin de evitar el tipo de evolución viral que estábamos estudiando en los pollos.

Recibo diariamente correos electrónicos de personas preocupadas por vacunarse o por el rechazo a la vacunación debido a malentendidos sobre el artículo.

No hay nada en nuestro artículo que justifique remotamente una postura antivacunas.

Esa interpretación errónea, si hace que la gente decida no vacunarse, provocará pérdidas de vidas evitables y trágicas. Un nuevo estudio estima que, a principios de mayo de 2021, las vacunas ya habían evitado casi 140.000 muertes en Estados Unidos.

Durante más de 20 años he estado trabajando con colaboradores y colegas sobre cómo las vacunas podrían afectar a la evolución de los organismos causantes de enfermedades como los virus y los parásitos de la malaria.

Nada de lo que hemos descubierto, ni siquiera la hipótesis, justifica que se eviten o no se apliquen las vacunas. En todo caso, nuestro trabajo aumenta las razones para investigar nuevos calendarios de vacunación y para desarrollar vacunas de segunda y tercera generación.

Pero en el contexto del virus COVID-19, nuestro trabajo suscita una pregunta justa: ¿Podría la vacunación provocar la aparición de variantes aún más dañinas?

De los pollos al COVID-19

En el artículo de 2015, informamos de experimentos con variantes del virus de la enfermedad de Marek, el nombre del virus de los pollos que estábamos estudiando. Se trata de un herpesvirus que provoca cáncer en los pollos domésticos. A principios de la década de 1970 se generalizó el uso de una vacuna de primera generación contra este virus en las aves de corral. Hoy en día, todos los pollos comerciales y muchas manadas de traspatio están vacunados contra la enfermedad de Marek.

Los pollos con el virus de la enfermedad de Marek son capaces de transmitir el virus unos 10 días después de infectarse. En nuestros experimentos de laboratorio, trabajamos con variantes del virus de la enfermedad de Marek que eran tan letales que matarían a todas las aves no vacunadas en 10 días o menos. Así que antes de la vacuna, las aves morían antes de poder transmitir las variantes letales a otras aves. Pero descubrimos que la vacuna de primera generación protegía a las aves de la muerte. En otras palabras, los pollos infectados por la enfermedad de Marek vivían y, por tanto, podían transmitir las cepas altamente virulentas a otras aves.

En el caso del COVID-19, cada vez está más claro que incluso las personas vacunadas pueden contraer y transmitir la variante delta, altamente transmisible. Dado que la transmisión viral de los pollos vacunados es lo que ha permitido la propagación de variantes más letales en la enfermedad de Marek, es razonable preguntarse si la transmisión de COVID-19 por parte de personas vacunadas podría permitir la propagación de variantes más letales.

La evolución puede ir en muchas direcciones

Como el ecologista evolutivo David Kennedy y yo hemos escrito anteriormente, el camino evolutivo que tomó el virus de la enfermedad de Marek es uno de los muchos posibles, en los raros casos en que las vacunas impulsan la evolución.

Sólo una minoría de vacunas humanas y animales han influido en la evolución de los patógenos. En casi todos esos casos -que incluyen el virus de la hepatitis B y las bacterias que causan la tos ferina y la neumonía- la eficacia de la vacuna se vio reducida por las nuevas variantes. Pero, en contraste con el caso de Marek, no había pruebas claras de que las variantes evolucionadas enfermaran más.

En la naturaleza, sabemos que no todos los virus son igual de letales. Las diferencias biológicas en aspectos como la relación entre la gravedad de la enfermedad y la transmisión pueden hacer que la letalidad aumente o disminuya. Esto significa que el futuro de un virus no puede predecirse simplemente extrapolando la evolución pasada de otro. El Marek y el SARS-CoV-2 son virus muy diferentes, con vacunas muy distintas, huéspedes muy diferentes y mecanismos muy diferentes por los que enferman y matan. Es imposible saber si sus diferencias son más importantes que sus similitudes.

Es importante considerar las hipótesis evolutivas.

Pero frente al impacto enormemente beneficioso de las vacunas contra el COVID-19 en la reducción de la transmisión y la gravedad de la enfermedad -incluso contra la variante delta-, la posibilidad de una propagación silenciosa de variantes más letales entre los vacunados sigue sin ser un argumento contra la vacunación.

A medida que las nuevas variantes del coronavirus se extiendan en los próximos meses y años, será vital averiguar si su ventaja evolutiva se debe a la reducción de la gravedad de la enfermedad entre los vacunados. Delta, por ejemplo, se transmite más eficazmente tanto entre las personas no vacunadas como entre las vacunadas que las variantes anteriores. Extrapolar nuestro trabajo sobre los pollos para argumentar en contra de la vacunación a causa de la variante delta no tiene ningún fundamento científico: la variante delta habría llegado a ser dominante incluso si todo el mundo rechazara la vacunación.

Pero, ¿y si?

Si surgieran más variantes mortales del coronavirus, la disminución de las tasas de vacunación facilitaría su identificación y contención, ya que las personas no vacunadas sufrirían infecciones más graves y una mayor tasa de mortalidad. Pero este tipo de “solución” tendría un coste considerable. En efecto, las variantes se encontrarían y eliminarían dejando que la gente enfermara, muchos de los cuales morirían.

El sacrificio de pollos no fue la solución que la industria avícola adoptó para el virus de la enfermedad de Marek. En su lugar, se desarrollaron vacunas más potentes. Esas vacunas más nuevas proporcionaron un excelente control de la enfermedad, y en más de 20 años no han aparecido variantes letales de la enfermedad de Marek.

Probablemente haya formas de mejorar las vacunas contra el COVID-19 disponibles en el futuro para reducir mejor la transmisión. Las vacunas de refuerzo, las dosis más grandes o los diferentes intervalos entre las dosis podrían ayudar; también las combinaciones de las vacunas existentes. Los investigadores están trabajando intensamente en estas cuestiones. Las vacunas de próxima generación podrían ser aún mejores para bloquear la transmisión. Las vacunas nasales, por ejemplo, podrían reducir eficazmente la transmisión porque se dirigen más específicamente a la localización del virus transmisible.

A finales de agosto de 2021, más de 625.000 estadounidenses han muerto a causa de una enfermedad que ahora se puede prevenir en gran medida con vacunas.

Me resulta aleccionador pensar que algunos de los próximos en morir podrían haber evitado las vacunas que salvan vidas porque la gente está alimentando los temores evolutivos extrapolados de nuestra investigación en pollos.

En la historia de las vacunas humanas y animales, no ha habido muchos casos de evolución impulsada por las vacunas. Pero en todos ellos, los individuos y las poblaciones siempre han estado mejor cuando se vacunan. En cada momento de los 50 años de historia de la vacunación contra la enfermedad de Marek, un pollo individual expuesto al virus estaba más sano si se vacunaba. Las variantes pueden haber reducido el beneficio de la vacunación, pero nunca lo han eliminado. La evolución no es una razón para evitar la vacunación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Continuar leyendo

Medicina

La OMS insiste en detener la tercera dosis de la vacuna anticovid

El director de emergencias de esa agencia de las Naciones Unidas, Michael Ryan, hizo una analogía: “Vamos a dar chalecos salvavidas a los que ya tienen, mientras estamos dejando a otros ahogarse sin un solo chaleco. Esa es la realidad fundamental ética”

Publicado

en

El rápido desarrollo de las vacunas contra la covid-19 ayuda a frenar la pandemia, pero solo si todo el mundo en todos los países se vacuna lo antes posible, sostiene la OMS. Foto: Jake Verzosa/Unicef

GINEBRA (IPS) – La Organización Mundial de la Salud (OMS) criticó a los países que comienzan a aplicar en su población una tercera dosis de vacunas contra la covid-19, y pidió que en su lugar se entreguen más inmunizaciones a los países pobres.

El director de emergencias de esa agencia de las Naciones Unidas, Michael Ryan, hizo una analogía: “Vamos a dar chalecos salvavidas a los que ya tienen, mientras estamos dejando a otros ahogarse sin un solo chaleco. Esa es la realidad fundamental ética”, dijo durante una conferencia de prensa este miércoles 18.

Entre los países que iniciaron o aprobaron iniciar la aplicación de una tercera dosis de vacunas anticovid a sus habitantes están Alemania, Bahréin, Chile, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Francia, República Dominicana, Rusia y Uruguay.

Los expertos de la organización aseguran que no hay suficiente información sobre la necesidad de las dosis de refuerzo de las vacunas contra la covid, pero sí acerca de que las vacunas actuales son efectivas contra los casos graves, las hospitalizaciones y las muertes, de todas las variantes del virus, incluida la delta.

“Vamos a dar chalecos salvavidas a los que ya tienen, mientras estamos dejando a otros ahogarse sin un solo chaleco. Esa es la realidad fundamental ética”: Michael Ryan.

Soumya Swaminathan, quien lidera la respuesta científica ante la pandemia, fue tajante al aseverar que “la información que tenemos señala que las dosis de refuerzo no son necesarias de momento”, durante la rueda de prensa en la sede de la OMS en esta ciudad suiza.

La epidemióloga María van Kerkhove dijo que a la variante delta “hay que observarla en el contexto de la transmisión del virus en este momento”, porque se aprovecha de la inconsistencia del conjunto de medidas sanitarias.

“En muchos de los lugares alrededor del mundo la variante delta circula en áreas de baja cobertura vacunal y con limitadas e inconsistentes medidas sanitarias, incluso en los países que tienen un alto índice de vacunación”, sostuvo Van Kerkhove.

Añadió que “las vacunas son efectivas en evitar muertes y hospitalizaciones, así que cuando sea su turno por favor vacúnese, porque hay gente en todo el mundo que está rogando por tener esas dosis”.

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, informó que 10 países han consumido 75 por ciento de todo el suministro mundial de vacunas, mientras los países de bajos ingresos apenas han vacunado a dos por ciento de su población.

Recodó que ya hace meses “pedí una moratoria temporal de las dosis de refuerzo para ayudar a trasladar el suministro de vacunas a los países que ni siquiera han podido inmunizar a sus trabajadores sanitarios y a las comunidades de riesgo”, que son las que ahora experimentan un mayor contagio.

La semana pasada, según dijo, la OMS reunió a 2000 expertos de todo el mundo y debatió los datos disponibles sobre las dosis de refuerzo.

“Lo que está claro es que es fundamental poner las primeras dosis de las vacunas en los brazos de quienes no las tienen y proteger a los más vulnerables antes de que se pongan las dosis de refuerzo”, afirmó.

Para el jefe de la OMS “la brecha, entre los que tienen vacunas y los que no, crecerá si los fabricantes y los dirigentes dan prioridad a las dosis de refuerzo sobre el suministro a los países de ingresos bajos y medios”.

Tedros insistió en que “el virus está evolucionando y mutando rápidamente, y a los líderes no les conviene centrarse sólo en objetivos nacionalistas estrechos cuando vivimos en un mundo interconectado”.

Se mostró sorprendido por la noticia de que las vacunas de la firma estadounidense Johnson y Johnson fabricadas en Sudáfrica dejan el continente africano y se dirigen a Europa, donde prácticamente todos los adultos han recibido las vacunas.

“Instamos a Johnson y Johnson a priorizar urgentemente la distribución de sus vacunas en África antes de considerar el suministro a los países ricos que ya tienen suficiente acceso”, dijo Tedros.

Subrayó que “la injusticia de las vacunas es una vergüenza para toda la humanidad y, si no la abordamos juntos, prolongaremos la fase aguda de esta pandemia durante años, cuando podría acabar en cuestión de meses”.

“Un liderazgo nacional fuerte sería comprometerse plenamente con la equidad de las vacunas y la solidaridad mundial, lo que frenaría las variantes y salvaría vidas”, concluyó.

A-E/HM

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Continuar leyendo

Tendencia

Taboola Ads